¿Selfie en la nieve? Pon en práctica estos consejos

  • Autor:
  • Fecha: 23/11/2016
¿Selfie en la nieve? Pon en práctica estos consejos

Una, dos y tres... ¡¡Sonríeeee!! Te has escapado unos días a la nieve y no vas a dejar escapar esta oportunidad para compartir tu mejor perfil en las redes sociales con el correspondiente paisaje nevado a tus espaldas. Vas a ser la envidia de tus amigos en Facebook y el número de 'likes' se dispararán en cuanto tu foto aparezca en Instagram. Te pones manos a la obra para realizar el mejor selfie de la temporada invernal y enseguida te das cuenta de que autorretratarse en la nieve no es tan fácil como pensabas.

Primer escollo, los guantes. Hacerse una fotografía con los guantes puestos es casi misión imposible pero aún así, tú lo primero que haces es intentarlo y hasta que no has tocado sin éxito todos los botones del móvil o la cámara no caes en la cuenta de que lo mejor es desprenderte de ellos. Pero ojo, hay otro problema ¿cómo sujetas la cámara mientras tanto? Sí, con la otra mano, es obvio… Pues antes de hacerlo piensa si tus guantes son antideslizantes porque si no, es más que probable que la cámara termine en el suelo. Una vez realizada la operación con éxito, notas como tus dedos se van quedando helados… Se nota que no eres un profesional. ¿Sabías que existen guantes específicos para fotógrafos?

Salvado el primer impedimento, es el momento de poner en práctica todo lo que has aprendido sobre cómo posar en un selfie: nada de morritos, cabeza hacia un lado, mirada entornada… Estás tan concentrado en sacar la sonrisa perfecta que no estás atendiendo al medio en el que te encuentras. Un exceso de confianza puede provocar el primer resbalón del día, así que procura no dar un mal paso ni echar el cuerpo hacia atrás con la mano extendida para conseguir ampliar el plano. Esto sirve igualmente si estás utilizando un palo extensible.

Otro consejo que no te va a venir mal si has decidido captar una bonita nevada: El frío, la nieve y el agua pueden ser los peores enemigos de tu móvil o cámara. Si está nevando no olvides que los copos de nieve se convierten en agua y que pueden estropear tu equipo. Lo mejor es que evites que la nieve caiga sobre tu dispositivo.

Y mucho cuidado también con las bajas temperaturas, ya que afectan a la batería y provocan que se agote antes, por no hablar de otros problemas como que se raje la pantalla. ¿Podrías superar la pérdida de tu móvil? Si no es así, mejor que no andes tonteando con el teléfono en la mano o sacándolo del bolsillo cada dos minutos. Y si no puedes resistirlo, cómprale un buen abrigo. Existen fundas especiales para la nieve.

Una última recomendación: nada de hacer tonterías mientras te haces un selfie. Si estás en una estación de esquí, procura no bloquear el paso a otros esquiadores y, por supuesto, nada de sacar la cámara cuando estés descendiendo por la montaña. Ninguna foto merece poner en peligro tu seguridad.