Protege tus ojos en la nieve

  • Autor:
Protege tus ojos en la nieve

Nos encontramos en plena temporada de esquí y los amantes de la nieve visitan con asiduidad la montaña para practicar su deporte favorito. Si sales a esquiar debes tener en cuenta que, al igual que resguardas tu piel de los efectos del frío o usas un casco para mantener a salvo tu cabeza, una exposición prolongada a los rayos del sol puede perjudicar tu salud visual, por lo que proteger tus ojos resulta imprescindible. 

 

Los efectos del sol en la alta montaña son mucho más peligrosos de lo que imaginas. La nieve refleja hasta el 80% de la radiación ultravioleta, lo que supone hasta cuatro veces más que lo que refleja el agua del mar. Además, la proporción de radiaciones ultravioleta aumenta un 10% cada 1.000 metros de altitud debido a la disminución de la absorción atmosférica. 

 

Si no usamos la protección adecuada nos exponemos a sufrir lesiones oculares como la queratitis solar, conocida como la ceguera de la nieve, una inflamación de la córnea que se produce por una alta exposición a las radiaciones UV. Los expertos coinciden en señalar en que solo es necesario estar dos horas expuesto a la luz solar sin protección para sufrir esta lesión. Los síntomas aparecen entre seis y doce horas después y se presentan con un dolor intenso en los ojos, sensación de tener arenilla, ojos rojos, lagrimeo, sensibilidad a la luz y disminución de agudeza visual.

 

Cuando se presenten estos signos es importante acudir de inmediato al oftalmólogo para que prescriba el tratamiento adecuado. Normalmente consiste en la aplicación de lágrimas artificiales, algún colirio con antinflamatorio o corticoide, y analgésicos. Siguiendo los consejos del especialista, los síntomas se reducen en 48 ó 72 horas y en poco tiempo las lesiones de la córnea desaparecen.


 

Usa gafas de sol para prevenir

Lo mejor que podemos hacer para no sufrir la queratitis solar es utilizar unas gafas de sol adecuadas. No todos los modelos sirven para proteger nuestros ojos en la nieve, por lo que debes elegir modelos homologados que cumplan la normativa CE y las normas ISO correspondientes. Además, las lentes deben tener el filtro UV de grado 4 para que absorban al menos el 95% de la radiación ultravioleta, y ser polarizadas para disminuir los reflejos. Es importante que las gafas estén fabricadas en un material resistente a los golpes y cuyo diseño se adapte bien a la cara, evitando los reflejos laterales. Si no estás seguro de las gafas que necesitas, consulta a un especialista en material de esquí sobre el mejor tipo de protección ocular según la actividad que vayas a desarrollar, la fotosensibilidad y el color de tus ojos. No olvides utilizarlas siempre, incluso en los días nublados. 

 

Si sales a esquiar, no olvides proteger tus ojos. Los expertos advierten de que la exposición prolongada al sol puede afectar a nuestra futura salud visual, produciendo un envejecimiento prematuro de los párpados, la formación de cataratas e incluso lesiones en la retina, como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).