Esquiar en primavera, los mejores motivos para hacerlo.

  • Autor:
  • Fecha: 21/03/2019

Con el fin de la temporada de invierno muchos amantes de la nieve deciden guardar sus equipos y no volver a las pistas hasta el próximo año. Sin embargo, hay muchas buenas razones para aprovechar el último tirón de las estaciones de la Península Ibérica y esquiar en primavera.

Muchas estaciones tienen previsto echar el cierre el 21 o el 22 de abril de este 2019, como es el caso de Baqueira Beret, Cerler, Formigal o La Molina. Otras como Sierra Nevada van a alargar un poco más su fecha de clausura, la estación granadina en principio cerrará el 28 de abril (si las condiciones meteorológicas son favorables).

Precisamente uno de los motivos para ir a esquiar en primavera es la menor masificación. Con un menor número de esquiadores, surge la oportunidad de aprender esquí o snowboard de forma más desahogada. A ello se suma un ambiente más familiar, en el que todo el personal de la estación puede dedicar más atención y tiempo a los usuarios. Y por último y no menos importante, hay que contar con que el precio del forfait en primavera es mucho más reducido que en invierno. En Sierra Nevada por ejemplo, han lanzado precios especiales de Forfait de primavera para la Temporada 2019.

Otra de las principales ventajas de esquiar en primavera son los espesores de la nieve. Por lo general, en esta época del año los esquiadores y snowboarders tienen la posibilidad de deslizarse por las pistas con grandes espesores de nieve. En cuanto a su calidad, desde la entrada de la mañana hasta el mediodía la nieve suele ser dura. Por lo que esta primera jornada del día primaveral es la ideal para los deportistas de nivel avanzado.

Posteriormente, desde el mediodía hasta las 14:30 horas aproximadamente, se ablanda para volver a endurecerse sobre esa hora y permanecer en ese estado hasta el cierre de las pistas. Esta característica cambiante puede ser una ventaja, en el sentido en el que puedes entrenar tu técnica en diferentes tipos de nieve y aprender a esquiar con soltura en cada una de ellas.

La alta probabilidad de contar con buen tiempo y días soleados es otro gran aliciente para esquiar en primavera. Gracias a las buenas temperaturas y a los cielos despejados, podrás esquiar con menores riesgos al tener una mayor capacidad de visión y con más rango esquiable al ser menos probable que cierren remontes por fenómenos meteorológicos adversos.

La llegada del calor también facilita a los más pequeños disfrutar en mayor medida de la nieve, y en consecuencia, pasar unas vacaciones familiares más gratas. Los niños, debido a su corta edad, aún no regulan del todo ni correctamente su calor corporal. Por lo que ante el frío propio de la temporada de invierno es frecuente que pasen más tiempo incómodos que a gusto en las pistas. Esquiar en primavera puede ser, por tanto, una buena idea para que realmente se diviertan con los deportes blancos y se aficionen a practicarlos.

Además, como los días son más largos durante esta época de entretiempo, podemos alargar nuestra estancia en las pistas o disfrutar de la luz diurna realizando otro tipo de actividades. Hacer alguna ruta de senderismo, explorar los pueblos cercanos a la estación o disfrutar de la nieve de una manera más distendida con las ofertas de après-ski son algunas de las alternativas para tu escapada de primavera a la nieve.

No pierdas la ocasión y escápate a esquiar en primavera. Ya sabes que en BedandSnow te están esperando los mejores alojamientos a pie de pista. Consulta con nuestro equipo tus deseos y preferencias, te ayudamos a encontrar el hospedaje que te mereces.